“40 años juntos, trabajando”, Adriana Casademont

Los años ochenta estuvieron marcados por una fuerte recesión económica. Esto provocó una importante pérdida de puestos de trabajo con pocas posibilidades de recuperarlos. En ese entorno, un grupo de buena gente, valientes y generosos, crearon Acció Solidària Contra l’Atur para apoyar a las personas que estaban en paro y que difícilmente podrían encontrar otro trabajo.

El objetivo de la Fundación era esencialmente ofrecer créditos sin intereses y apoyar para ayudar a las personas a reinventarse creando su microempresa. En definitiva, abrir una puerta para una nueva oportunidad con un acompañamiento profesional, sin ser paternalismo.

Hemos podido mantener nuestro objetivo gracias a los que han ofrecido su generosidad con donaciones, formación y apoyo en momentos socioeconómicos tan críticos. La unión de estas personas se ha convertido en muy positiva en estas cuatro décadas. Se han financiado proyectos por valor de más de 19 millones de euros, se han creado más de 16.000 puestos de trabajo y 14.000 empresas. Todo ha sido posible por los valores sostenidos de la Fundación: Generosidad, Capacidad de emprender y la Voluntad ética y noble de lograr una sociedad mejor. Y así es como se ha ido tejiendo la historia de ASCA.

Pronto empezaremos el año 2021, año de nuestro 40 aniversario, un año que llegará con los efectos desoladores de la Covid y en el que la Fundación deberá estar más activa que nunca. En este escenario, ASCA se está preparando y transformando para crecer en la búsqueda de una mayor implicación de empresas, instituciones y personas, para la creación de más empresas y puestos de trabajo.

Queremos una sociedad más justa y sostenible y, por estar al servicio de la misma, pondremos en marcha una hoja de ruta integrador y motivador con y para todas las personas. Celebraremos un 40 aniversario haciendo trabajo conjunto con todos los amigos de ASCA, voluntarios, instituciones, empresas y donantes. Juntos podemos y queremos ayudar transformando un mundo laborable precario en uno viable, haciendo posible que muchos pequeños proyectos se conviertan en empresas consiguiendo un gran impulso económico y social.

Os invitamos a todos a caminar juntos, porque juntos haremos mucho trabajo.

Adriana Casademont
Patrona de ASCA