L’atur i la dignitat

Érem molt amics d’en Josep i la Rosa. Ens coneixíem de la època de la Universitat. La nostra amistat, amb el temps es va anar consolidant. Vàrem tenir fills i van créixer junts. Compartíem molts caps de setmana, celebracions i viatges. Érem com una família.

Poc a poc les trobades es varen anar distanciant, sempre tenien alguna excusa per no coincidir, que la Rosa tenia migranya que en Josep anava molt enfeinat. Als primers temps no li donàvem importància. Les excuses però, continuaven.

aturats-2Uns mesos més tard vàrem decidir presentar-nos d’imprevist a casa seva. La trobada, va ser molt distant, després de parlar de banalitats, varen deixar entreveure  que  tenien problemes molt greus, els dos estaven a l’atur. Nosaltres perplexes els hi vàrem  preguntar perquè no ens ho havien explicat abans; potser podíem ajudar-los. La resposta concisa i clara va ser: que no sabeu que  la roba bruta es renta a casa?

Una parella, com molts de nosaltres “normal”  no podia admetre la condició d’aturats, la seva dignitat quedava malmesa.

L’atur és un problema, però a part de la manca de feina hi ha molt altres danys col·laterals, i la dignitat personal és només un d’ells.

Pilar MercadéÉramos muy amigos de José y Rosa. Nos conocíamos de la época de la Universidad. Nuestra amistad, con el tiempo se fue consolidando. Tuvimos hijos y crecieron juntos. Compartíamos muchos fines de semana, celebraciones y viajes. Éramos como una familia.

Poco a poco los encuentros se fueron distanciando, siempre tenían alguna excusa para no coincidir, que Rosa tenía migraña que José iba muy ocupado. En los primeros tiempos no le dábamos importancia. Las excusas sin embargo, continuaban.

aturats-2Unos meses más tarde decidimos presentarnos de imprevisto en su casa. El encuentro, fue muy distante, después de hablar de banalidades, dejaron entrever que tenían problemas muy graves, los dos estaban en paro. Nosotros perplejos les preguntamos porque no nos lo habían explicado antes; quizás podíamos ayudarles. La respuesta concisa y clara fue: ¿que no sabéis que la ropa sucia se lava en casa?

Una pareja, como muchos de nosotros “normal” no podía admitir la condición de parados, su dignidad quedaba dañada.

El paro es un problema, pero aparte de la falta de trabajo hay mucho otros daños colaterales, y la dignidad personal es sólo uno de ellos.

Pilar Mercadé