Modelo colaborativo de comercialización y distribución de productos agroecológicos: L’Enllaç de l’Ebre

“En Acció Solidària Contra l’Atur vimos que hay luz al final del túnel, y que hay entidades que no se quieren aprovechar de tu situación financiera o personal. «.”

Hablamos con Marisa Bordera presidenta de la Cooperativa agroecològica l’Enllaç de l’Ebre que nos explica como se han establecido como cooperativa y qué objetivos tienen.

¿Cómo empezó este proyecto?
La idea surge en 2018 a raíz de ver la necesidad de poner en marcha una herramienta transformadora de territorio para dar dignidad a los productores y empoderar a los consumidores y hacer un cambio de escala y alternativo al consumo habitual. El Ebro es un ecosistema muy frágil y debemos protegerlo, estamos en un territorio muy amplio, disgregado y con poco volumen de población.
Comenzamos un grupo de 8 personas, entre las que habían personas productoras, restauradores, particulares y la Fundació Ulldecona. Actualmente somos más de 100 socios.

¿Qué hacéis en Enllaç de l’Ebre?
Es una cooperativa integral de servicios, sin ánimo de lucro, y hacemos de puente en las Tierras del Ebro entre productores agroecológicos y consumidores, distribuyendo los alimentos de forma participativa y sostenible, y facilitando el consumo de productos de proximidad, de calidad y a precios dignos.
Queremos ser un punto de referencia como modelo colaborativo de comercialización y distribución de productos agroecológicos, y a la vez queremos crear en el consumidor la conciencia de que hay que tener en el momento de hacer cualquier acto de consumo.
Hemos empezado una nueva línea para los excedentes de la producción y elaboramos productos como mermeladas y cremas de verduras para evitar el desperdicio de los alimentos.

¿Qué pasos habéis seguido para hacerlo realidad?
A nivel de infraestructura no hemos necesitado una inversión muy grande ya que hemos alquilado un espacio en la Cooperativa de la Aldea que tiene cámara frigorífica, en un principio no necesitamos de productos financieros, pero la cooperativa ha crecido y ahora nos hacía falta apoyo económico para llevar a cabo nuestros objetivos. Una de nuestras socias nos comentó que su empresa Plancton había conseguido financiación a través de ASCA. Una vez llegamos a su fundación vimos que hay luz al final del túnel y que hay entidades que no se quieren aprovechar de tu situación financiera o personal. En su Fundación hemos encontrado una visión objetiva externa que nos ha ayudado a mejorar el proyecto. En las entidades financieras tradicionales sólo ponen problemas al proyecto, no te sientes apoyado ni escuchado. Estamos muy agradecidos con Acció Solidària Contra l’Atur por el trato recibido. La dignidad que pedimos por los agricultores, a ASCA, la hemos encontrado reflejada en el trato hacia nosotros. Se nos ha valorado mucho.

¿Qué es lo más difícil de emprender?
Para nuestro proyecto los más difícil es que no previmos lo grande que es en la actualidad. Cuando lo creamos no pensamos en la envergadura que está cogiendo. Una parte de la cooperativa es el capital intelectual, las personas que formamos parte como trabajadoras, y el otro es la del voluntariado y es preciso una fuerte implicación de estas personas para avanzar. Nuestro objetivo no es tener beneficios, sino a autogestionarnos y cubrir las nóminas y la infraestructura, siempre dentro de nuestra misión, visión y valores.

¿Qué les recomendarías a futuras personas emprenedoras?
Que sí creen en su proyecto y tienen ganas, que lo pongan en marcha, y que lo prueben. Es difícil, pero en un momento de crisis como el actual, sino hay personas que quieren cambiar las cosas es muy complicado salir adelante en. El cambio que ahora vemos todos que hay que hacer tiene que venir a través de las personas.

«La dignidad que pedimos para los agricultores, en ASCA la hemos encontrado reflejada en el trato hacia nosotros.»

Yo en futuro veo que L’Enllaç de l’Ebre podemos vender nuestra biodiversidad a nivel Europeo y conservar el Delta para los agricultores. Nuestro proyecto implica todo un cambio social, a consumir de otra forma, haciendo un acompañamiento y una reeducación para hacer compras responsables mirando el destino, procedencia y pensar que un pequeño acto de consumo tiene un efecto «mariposa» muy importante para el resto de la sociedad.

Con todo, una vez presentado el caso a la mesa de proyectos de Acció Solidària Contra l’Atu y dado el visto bueno a la viabilidad del proyecto, hemos acordado conceder un préstamo sin intereses 20.000 € a devolver en 60 meses. Este préstamo se enmarca en el convenio que ASCA tiene suscrito con la Fundación Seira de ayuda a las cooperativas. Con este proyecto se consolidan 3 puestos de trabajo.

Si vives en las Tierras del Ebro, y quieres adquirir productos agroecológicos, puedes ponerte en contacto con:

L’Enllaç de l’Ebre SCCL
615 968 482
info@somebre.org
Avda. De Catalunya 224
43896 – L’Aldea

20.000 €. 3 lugares de trabajo.